Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

martes, 21 de marzo de 2017

El origen del mundo

Se equivocaba Courbet 
cuando definió a oscuras 
el origen del mundo.

He descubierto 
que no se puede generalizar,
el mío nace en una peca, 
en un lunar,
el epicentro de un tornado que lo arrasa todo,
que aún sin brazos me puede levantar.


(19)

domingo, 19 de marzo de 2017

Lo que significa llevarse una mena

1. Un apellido

Apellido castellano de origen toponímico, relativamente frecuente y repartido por España. Procede el topónimo Mena, nombre de una población, Mena de Babia, agregada al municipio de Cabrillanes (León), y de un valle de la provincia de Burgos, procedente de la voz vasca –mena-, “mineral, “vena de mineral”. El nombre de dichos lugares fueron tomados como apellido por individuos que eran originarios de alguno de ellos, según fue costumbre en la Edad Media para indicar así su origen geográfico.
Una muy antigua casa solar de Mena hubo en el antes citado Valle de Mena, algunas de cuyas ramas pasaron a otros lugares de España, así como a Iberoamérica.

Se extendió por toda la península, pasando a Indias. Una rama pasó a Canarias. Otra rama pasó a Murcia, donde tuvieron casa solar, y aunque algunos tratadistas conceden a este linaje un origen murciano, no es así, puesto que se debe a la presencia de varios caballeros de este apellido que acompañaron a las hueste cristianas en la conquista del reino de Murcia, y fueron los encargados de poblar la ciudad de Mula. Y es allí, en Murcia, precisamente, donde los miembros de este linaje siempre fueron tenidos por notorios hijosdalgo, gozando de todas las preeminencias debidas a su alta posición, como miembros del estado noble, y esto se viene a corroborar por la anotación que de ellos se hizo, en el concejo de Mula, donde se los califica "como buenos homes y mejores de esta villa", y así se dice en carta del Ayuntamiento de fecha 3 de junio de 1844, expedida a petición de Juan de Mena, vecino de dicha ciudad.
En lo que respecta a su participación en la Reconquista, es posible encontrar varios caballeros de este apellido en la conquista de Granada, militando bajo el estandarte de los Reyes Católicos.
También pasaron a América pudiendo citarse al capitán don Pedro de Mena y Alvarado, compañero de Valdivia en la conquista de Chile. Este caballero quedó aposentado en dicho país, fundando casa solar y familia de la que tuvo numerosos descendientes.
La ilustre familia de Mena se encuentra emparentada con otras casas no menos nobles, tales como las de Fernández, Leiva, Melgarejo, Teruel y otras de las principales de la ciudad de Lorca.
Probaron los de este apellido su nobleza, en repetidas ocasiones y a lo largo de varios siglos, antes las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, así como para su ingreso en las antiguas Órdenes de Santiago y Carlos III.
Armas:
Escudo cortado: 1º, en campo de plata, dos lobos, de sable, andantes y afrontados; y 2º, en campo de gules, una caldera, de oro.
Escudo partido: 1º, en campo de oro, seis fajas ondeadas, de azur, y bordura de plata; y 2º, en campo de azur, cinco estrellas, de oro, puestas en sotuer.
En campo de plata, un león, de gules, adiestrado de una rueda de molino, de azur.
En campo de azur, cinco estrellas, de oro, puestas en sotuer; bordura de gules, con ocho roeles, de plata, cargado cada uno de tres fajas, de azur.
En campo de oro, un lobo, de sable, cebado de plata y pasante.
En campo de gules, cinco anilletes, de oro, puestos en aspa.
En campo de sinople, una cruz paté, de oro; bordura de gules, con ocho aspas, de plata.En campo de azur, una banda de gules, engolada de dragantes, en el cuartel derecho, un lebrel con una cadena al cuello y atado con ella a un árbol que ocupa el cuartel superior.

2. Lo bueno, lo que vale, lo que importa.

mena1.
Cf. mina2.
1. f. Mineral metalíferoprincipalmente el de hierrotal como se extrae del criadero y antes de limpiarlo.



3. Un pez anchoa

mena2.
Del lat. maena 'anchoa', y este del gr. μαίνη maínē.
1. f. Pez marino teleósteo del suborden de los acantopterigioscomestiblede quince centímetros de largocomprimido por los ladosmuy convexo por el abdomende color plomizo por el lomoplateado y con manchas negras en los costadosaletas dorsales pardasrojizas las demáslo mismo que la colay que se halla en las costas del Mediterráneo.


4. Calidad

mena3.
Del it. mena 'calidad1'.
1. f. Mar. Grueso de un cabo medido por la circunferencia.


Real Academia Española © Todos los derechos reservados

El ogro

Hay junto a la orilla del camino un bosque frondoso
en el que cada vez que puedo me encuentro y me pierdo
hasta que canta el gallo y el alba ilumina de pronto al fondo
las montañas, un par de rocas firmes, duras,
que agarro con ambas manos, las empujo hacia mí.

Cierran como un fuerte todo lo importante,
se abren como sésamo a las palabras mágicas
y de entre ellas se escapa el ogro,
un ogro que gruñe, frunce el ceño, odia la luz del sol.

Tendré que hacerle como a los gatos,
usar la fórmula mena que le haga ronronear.
Y entonces se ablandará como fruta madura,
me mirará,
y él mismo, sin saberlo, será el poema
que le pienso regalar.


(18.2)

El mar

Medio segundo del mar a lo lejos contigo
es mejor que medio segundo de nada con nadie.

Pero no me puedo engañar aunque quiera,
ha sido solo medio segundo.
Y tarda menos en evaporarse
de lo que habríamos estado seguro
mojando los pies en el agua,
dejando las huellas en la orilla,
dibujando, tal vez con un palo,
tu inicial y la mía.

Ha desaparecido antes de guiñar los ojos
de llegar a lo alto, a la cima
y besarnos bajo los geranios.
Habría sido una bonita foto,
enmarcada en la cal de la pared y el blanco,
no tendríamos que haber ajustado los niveles
ni el contraste, aún descentrada
habría estado dulcemente bien.

Pero el mar ha desaparecido de repente,
no he podido estirar los brazos y cogerlo,
no me ha dado tiempo,
esta vez no he sabido detenerlo.

(18.1)

lunes, 13 de marzo de 2017

Pang Pang

Jamás quedará
Yerma
Su pequeña parcela de tierra

Si él la ara como viene haciendo,
Yegua con su silla de montar a la cintura,
Juntura cosida a la carne y a la vida.


El orden de los factores no alterará el producto,
JYS, SYJ,
ambas combinaciones romperán cualquier récord
-cualquiera-
que se pretendan coronar.

(17)

El agua de mi puente

Voy a beberme todo el agua
que corre por debajo de mi puente.

Voy a embotellar cada momento, 
a hacer de todo esto una píldora espacial;
no será- si puedo evitarlo-
pasto de gusanos,
un globo preñado de helio
que a nadie se le acabe de volar.


(17)

jueves, 9 de marzo de 2017

Quieres drama

Quieres drama.

Quizá te gustaría ser 
el centro de la vorágine,
del amnisticio,
la hoguera y su causa,
el dolor que me nuble el juicio,
el odio (tal vez) que todo lo abrasa.

Puede que ni aún así eso te valga,
que quieras nadar en el rastro
de mis lágrimas amargas,
dormirte al arrullo 
de mi garganta quebrada,
desgarrarme la piel
por el placer de admirarla.

Quieres -supongo- 
ver cómo soy capaz 
de tocar fondo,
de inmolarme,
hundirme,
conocer esa parte de mí
que intuyes pero aún no has visto.

Si acaso la has olido 
como un rastro misterioso de perfume
que te abraza en el aire.
La has dibujado en tu mente 
como una apuesta
a cara o cruz.
Querrás medirla, 
contar con ella,
ponerle nombre.


Pues vas por mal camino,
eres todo lo opuesto,
mi dique de contención.

(16)




Suena “My little ruin”, de Glen Hansard.

lunes, 6 de marzo de 2017

Todo lo que importa

La repisa de la cocina,
el plato del desayuno,
el colchón mullido en que descanso;

el techo que protege de la lluvia,
el suelo firme que nos sostiene,
el pentagrama acompasado;

el papel,
el horizonte,
el teclado;

el final del camino,
mi infancia,
tus párpados cerrados;

un trazo de acuarela,
la perfecta línea que une
las comisuras de tus labios;

todo (todo lo que importa)
empieza y acaba
en horizontal.

(15)


Suena Old Skin, de Olafur Arnalds.

“In these hands I'll hide, In these hands I'll hide.  
While this world collides, this world collides”.

In these hands, your hands,
I'll hide,
even if the world collides.



domingo, 5 de marzo de 2017

Pequeño saltamontes

Se van yendo uno a uno, a la vez, todos los que son.
Nos dejan con la noche por delante,
pero el día ha sido largo para ambos,
no tenemos fuerza para dar el do de pecho
para quebrar el techo entre los dos.

En tu regazo encuentro todos los silencios del mundo
han venido a preguntarme dónde estaría mejor.
Los paladeo y derrito a fuego lento, amigos míos,
escucho a través de ellos tu respiración.

Atracamos por fin el barco en puerto conocido,
anudamos como marineros brazos, piernas, pensamiento,
pero el tuyo se escapa como una cometa rebelde,
fuera de control.
Tranquilo.
Yo vigilaré tu sueño a costa del mío,
esta noche seré yo tu guardia, tu pelotón de fusilamiento,
la almena, el faro de guía, tu capitán imberbe,
el tic tac de tu reloj.

Deja de pensar y duerme, pequeño saltamontes,
que la noche es más vieja que nosotros
y estás completamente a salvo en esta habitación.

 (14)



Suena “Wrong Side”, de Chris Cornell.

sábado, 4 de marzo de 2017

Noche de Reyes vol.2

Dices que han sido los Reyes Magos.
Finjo que te creo pero sé que mientes.
Lo has hecho con plena consciencia,
has sopesado el impulso,
has tomado la determinación.

Abro el papel, destapo la caja de Pandora.
Me he equivocado, no era tela,
dentro está tu corazón.
Has intentado esconderlo bajo un lazo,
le has dado un baño de color.

Pero a mí no me engañas,
aún palpita por la habitación,
y ha llegado el momento –pienso-
de que entre mi hierba por fin tengas
el azul del cielo a tu disposición.

Hemos sido buenos, parece,
Los Reyes nos han tratado bien a los dos.
Siguen regalándonos cada día
el cuarto creciente, la luna en todo su esplendor.

Nos regalan nuestro yo en los otros,
el pasado real, palpable,
los lazos de juego, de sangre,
el camino a casa, la aliteración*.

(14)



*"Reiteración de sonidos semejantes en un texto o fragmento literario”. 
O en la vida, ronrroneos. (Seguro que se te ocurre alguno).

jueves, 2 de marzo de 2017

Te debía un 11

Quizá el ruido de la gente me impedía oír tu corazón, no puedo negarlo, pero sí inventármelo. 
Latía como si fuera la primera vez que latiera por algo, como un epígrafe más de la tierna lista que me has creado, esa sucesión de pequeñas cosas en las que ya nunca podrán despojarme de mi rango.

Compartimos secretos, los dejamos evaporar y se los llevó el agua, se fueron con las ondas, los alejamos a golpes de karate con nuestros pies mojados.
Y todas las luces de la piscina apuntaron hacia nosotros como si fuéramos los grandes actores de un gran escenario, recitamos el guión punto por punto como si lo hubiéramos improvisado.

Y mi memoria de pez nadó en aquel agua, y por eso aún recuerdo a qué sonabas, por mucha moneda al aire que caiga, de cruz o de cara.
Aún me coges fuerte para que no me enfríe, para que no me vaya. Aún te agarro con fuerza para que no te lleven, para que no te caigas. Y aún duran las gotas sobre nuestra piel mojada, las palabras flotando tras la ventana empañada.

(11)


Suena "Highway", de Olafur Arnalds.
Y de fondo hay una piscina y mucha agua.

Tu amanecer

El sol asoma tímido por el este, los primeros rayos se desperezan tras el jardín donde aún nadie corre. Es muy pronto para todo, tengo sueño, me pesa la vida ahora mismo.

Una adolescente pasa con mochila a mi lado, mira al suelo, como yo. Ambas nos perdemos en las sombras azuladas que las farolas dibujan como trazos de carboncillo. Las cruzo y no se borran, nada de ellas se queda en mis pies.
Enfrente me esperan todas las palmeras, los estridentes colores de las pérgolas del parque hacia el que cada mañana repto, y en el que crezco porque hace ya muchos días que le encontré sentido.

La luna ya duerme, como tú, en ti.

Saco la cámara y lo inmortalizo.


Hoy también. Hoy también (como te prometí) tienes tu amanecer, no de píxeles sino de letras, una a una, todas y cada una de ellas, desde lo más hondo de mi corazón.