Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

Encuentra lo que buscas en este blog:

Cargando...

jueves, 23 de abril de 2015

Como un vuelo en el ala de la nieve

Si desestimas mi presencia
Pero reconoces la voz de las orillas,
Como un vuelo en el ala de la nieve,
Te diré desde ese millón de años
Que he cumplido:
Serás el amo, el rey y hasta el bufón,
Y mi desnudez ahí, junto al lobo solitario.

Entre mis pliegues comprenderé
Tu nombre de marfil,
Tu manera de apurar las miradas,
Tu manera de cerrar puertas,
De fumar en las veladas del duelo.

Pero audible otra vez cuando me nombres
En un trance o desliz,
Tu esclavitud apelará
A las cenizas y a las flores,
Al paisaje del horror, del amor para siempre.
Tu esclavitud gritando con sordina.

Y en el baile de la rendición
Todo el anhelo,
La delicia de protegerme otra vez
Será real. Porque estaremos
Aún mojados por la lluvia,
Y la unión de tus ojos y mis ojos
Será fatal y perfecta.


Laura Gómez Palma

Maldita dulzura la tuya

Hay tres canciones y un bucle que hoy llevan muérdago prendido de cada estrofa...

Mi asesina, de Coque Malla


Me miraste desde abajo
Te sabías mi canción
Preguntaste "quieres algo"
Me bajaste el pantalón

No tenías veinte años
Ya tenías un millón
Me sacaste de mi casa
Y he perdido la razón

Soy tu esclavo, soy tu amo
soy tu rey o tu bufón
soy tu héroe o tu asesino
soy tu hombre, soy tu amor

Con tus plumas y tus velas
Me metiste en un rincón
Como un lobo solitario
Que me muerde el corazón

Me has puesto plomo en los pies
Y ahora todo está al revés
Las estrellas en el suelo
Los amigos en el cielo

Eres sólo mi asesina
Te busqué toda mi vida
Eres sólo mi asesina
Eres mi mejor amiga

Te fumabas un cigarro
Y me abrías el buzón
No tenías un problema
Yo tenía más de dos

Me has clavado en la pared
mientras cuentas hasta tres
disimulas los cuchillos
y yo miro tu vestido

Eres sólo mi asesina
Te busqué toda mi vida
Eres solo mi asesina
Eres mi mejor amiga


Y en el baile de la rendición 
todo el anhelo, la delicia 
de protegerme otra vez
 será real. 
Porque estaremos aún mojados
 por la lluvia, 
y la unión de tus ojos
 y mis ojos será fatal
 y perfecta


Déjate llevar, de Coque Malla




Estamos solos

nadie nos mira
nadie vigila
nadie conspira.
Déjate llevar
deja de frenar.



Haciendo planes
haciendo un nido
enamorado
y decidido.
Déjate llevar
deja de frenar.



Tú quieres todo de repente
no tengas prisa
no es tan urgente
y yo sé qué vale aquel bailar
tú sólo déjate llevar.



Bruja del norte 
bruja encendida
eres mi casa
eres mi vida.



Déjate llevar
deja de frenar.(x3)


Te sigo soñando, de Depedro


Si alguna vez huí,

de mi vida contigo,
perdóname cariño, 
estaba distraído

No veía color en esta marea
había mucho calor en la frontera

Me sigues gustando, 
te sigo soñando, 
es ésta la forma que tengo, 
cariño, de demostrarlo

Si todo es mentira,
y la mentira soy yo
deja que esta vez, 
te hable con mi valor

Siempre te he fallado
si me has necesitado,
si siempre me perdonas
no cambiaré ahora

Me sigues gustando, 
te sigo soñando,
es ésta la forma que tengo, 
cariño, de demostrarlo

miércoles, 15 de abril de 2015

Ahora o nunca

 Me dijo la bruja al oído
clavándome el aliento y la pupila negra de tizón:
“Vendrá la ola y te quitará hasta el alma.
Olvídate de tu sarta de mentiras, de tu pila de recuerdos, de tu diafragma.
Agárralo fuerte y no sigas, corre ahora que estás a tiempo, que aún no hay ola,
ni agua,
ni fluye la no-calma entre los dos.
Que aún no te has calado los dientes con sonrisas,
ni te has cuarteado los ojos de llorarlas.
 Es ahora o nunca. ¿Lo oyes?
Ahora o  nunca”.

Y yo la miré de frente, la reté con miedo.
“Y qué le hago yo, bruja. Qué le hago,
si he venido a esperarla,
si la llamo con deseo y la deseo sin voz,
y ya me he calado del vaho y el relente,
ya me he calado de ganas y de vida
con las manos, con la boca, con los pies.
Qué le hago yo, bruja,
si la espero  ahora y tal vez sea nunca.


O ahora, y  también nunca.”

jueves, 12 de marzo de 2015

Pequeña de las dudas infinitas

Voló la golondrina de mi nido.

Sin despedirse.

Pero no he de mentirme, yo ya lo sabía.

Llevaba tiempo viéndola preparase, mirarme, buscarme.

Me llamaba sin palabras, me lloraba sin lágrimas, tratando de hacerme ver que el vuelo estaba en marcha, que sólo yo podría detenerla, con mi vida.

Y fingí no darme cuenta. Miré para otro lado. Lo sabía entonces, lo supe condenadamente, lo sigo sabiendo, lo veo en el pulso agitado, en el miedo que me hiela.

Y no me levanto; atada a mis dudas infinitas sigo muerta, no puedo levantar los brazos y agarrarla, no quiero llamarla, ni perderla, ni llorarla, ni vivirla, ni calmarla.

No quiero con ella, quiero con todas. No quiero conmigo, quiero con nada, y con todo. Quiero con esta falsa seguridad y con mi inseguridad a moratones, con mi autoestima autoingfligida. Que me revienten en el pecho todos los todos, que me insuflen esa vida artificial que ahora es pegamento. 

Aunque luego llore porque no la tengo a ella, a mi golondrina.


Aunque luego llore, y llore, y llore, y llore, y nunca jamás entienda por qué la dejé ir.

Suena "De las dudas infinitas", de Supersubmarina

miércoles, 11 de marzo de 2015

Hoy no quiero ferias

Eres humo,
humo verde, agrio, amargo, sucio y maloliente, que apesta desde aquí.

Es cierto que crece y crece y se vuelve vendaval y me azota con saña y savia amarga.
Y a este lado de la vida te busco y en cambio, por el otro me repugnas malamente, a lo grande. En cualquier caso no seré sujeto pasivo-o sí- de esta oración porque la sintaxis ya me la han conjugado muchas veces, y ya no me la miro, sinceramente.

Y no quieres ir a la feria, me dices mientras te agarras al tiovivo y me arrastras, a mí que no me gustan los juegos (ni jugar, ni contarlo, ni vivir si quiera). Me arrastras y se me suelta el pelo, se me cae la goma, la moral, se me alaxa la cordura y vuelvo a ser pequeña, traviesa, y sigo siendo grande, mayor, insegura, reprimida.


Y me bajo del tiovivo arrugada como una pasa, presa, estanca, verde, agria, sucia, amarga,
y como el humo,
apesto desde aquí.

martes, 10 de febrero de 2015

Con una pierna de hombre y otra de mujer

El viento soplará en tu pelo abriéndote la frente, apenas mostrarás tus tallos al sol forzudo, hambriento, y ya habré yo deshojado marchitas mis espinas. 
Para entonces no acudirás a nuestra cita, de sobra lo sé yo. Pero esto que me has hecho…. Esto no te lo perdono. No me lo perdono…
si lo olvido.

martes, 25 de noviembre de 2014

Como una nube

Quizá nunca supiste a dónde ibas,
no lo escuchaste -tan leve- de mis labios,
y vimos a la interperie caer la lluvia,
nos bañamos del sudor de otros, quemándonos
con el hielo del triste poso de los años.

Pero si rozas mi mano ahora desvanezco, amor,
ahora,
como una nube que asciende y asciende suspendida,
que se eleva y que se aleja y exalta
y que a morir siempre vuelve a tu pecho
para nacer de nuevo y mojar tu espalda.

martes, 30 de septiembre de 2014

Amapola no escribe

Amapola no escribe porque la llevan estresada sus dos trabajos. Estáis leyendo a toda una responsable de Marketing de nivel PYME, y  a una profesora cagada de miedo de ESO. (Nuevo blog, más específico este, para todo aquel que quiera seguir mis clases...A veces publicaré vídeos chulos: www.epvjuliamena.blogspot.com)

Yo antes escribía, a veces hasta vivía...
Ahora me conformo con respirar y seguir acumulando trabajo, trabajo y más trabajo. No me lo toméis a mal porque ya no os comento, a veces ni puedo leeros. Vendrán tiempos mejores...

Sobreviviremos.

miércoles, 25 de junio de 2014

Ella tiene música en el pelo...

Ella tiene música en el pelo cuando la miras
Porque tú la miras como canela en rama, y la oyes cuando habla
Y la escuchas caminar
Y también el aire piensa como yo, y sigue el camino que ella traza y la envuelve y encadena, y no la suelta, y la ama, la ama, la ama, la ama mientras vuela a su alrededor como una pluma, como la vela de una fragata, vigilante como un halcón.




Suena: Comforing Sounds, de Birdy 

...cuando la miras

Necio

Nadie puede hacer del necio otra cosa que un necio
Tal vez con ojos, sin ojos, con garras por dedos y humo en la voz

Pero necio al fin y al cabo, de necias espaldas, necio abolengo, necio corazón.

lunes, 14 de abril de 2014

"Soy el capitán de mi barco", y sin embargo...

Sigo la deriva de las cosas, aún no disparo el arma y más bien me agacho y escucho, a ver por dónde vienen las balas, por qué flanco me disparas, a dónde nos lleva todo esto.
Podría haber cantado alto al fuego mucho antes, desde el primer fogueo, el primer aviso, ese último temblor. Pero acaso es miedo de lo que no he vivido, tal vez sea un paladar más agrio, más amargo, más maduro. Quizá el dulce, el algodón, correspondan ya a otra época, a ese viejo par de muelas con las que ya no tiene sentido masticar una vida boca arriba. Podría pedir un alto al fuego y volver corriendo a lo que ya conozco, al sueño de algo más que este frío.
Pero sé que éste, éste de aquí y de ahora, éste es real. Nada sino este humor helado es lo que puede acariciarme, protegerme, rodearme; escucharme y seguir, estoico, arrancando de cuajo y uno a uno los segundos, tal vez los años.
Es cierto, no disparo. Lo cierto es que no disparo, viéndolas venir. Viendo que tal vez algún día habrán de dispararme, no lo dudo. Existe la posibilidad.

Pero no disparo,

 y eso debe de significar un algo.

Suena: Hear the noise that moves so soft and low, de James Vincent Mc Morrow


sábado, 12 de abril de 2014

De nombre yo

...como esa niña estrenando zapatos
que aún no ha comprendido que tiene los pies descalzos...

de nombre yo.

lunes, 7 de abril de 2014

sábado, 8 de marzo de 2014

Rata blanca

Tal vez ya no haya veneno en el oscuro cajón donde me habrás guardado, desterrada con las sombras, enjaulada en la garrafa de espinas maduras que ya no te pinchan, con las que seguro que ya no sangras, a veces.
Tal vez mi nombre ya no se te clave en el pecho y ni me quieras ni te duela, pero yo sí te busco, muchas, muchas veces. Tu sonrisa entre la gente, el pecado concebido. Y tu manera de mirarme, te la  busco y me la bebo enredándome en tu pelo, en la vorágine de odio, en el frío de este hielo.

Pero sigues ahí, conmigo en cada paso, condicionándome el aire, dosificándome cada felicidad que pruebo. Mi referente, mi perdido, mi sueño. El que no pudo ser, del que no me desprendo.

lunes, 10 de febrero de 2014

Desde el lago

Yo lo vi primero. Lo vi salir corriendo, apartar las llamas con la mano, como un zorro, naranja como un zorro, astuto como un zorro, lleno de llovizna, de serrín, de humo.

Yo lo vi primero, pero si cierras los ojos me acunaré en tu oído para contarte todo lo que está pasando fuera de nosotros. Como si a alguien pudiera,que lo dudo, interesarle.

Suena Montana, de Youth Lagoon

sábado, 11 de enero de 2014

Recuerdo el día que miré el vaso medio vacío, y me di la vuelta y colgada del techo quise verlo del revés. Y seguía vacío, tan pesadamente vacío como la primera vez.

Así ha sido desde entonces, llenando de grano en grano esta soledad, de paja en paja este vacío de protestas, de corsetes, de inseguridad. ¿¿Hay algún médico en la sala?? Que ya no me quedan fuerzas. Y pensaba que ya me había perdonado esta osadía, este ir contra el mundo, contra mí. Creía que ya me había aceptado las tinieblas, que había, por fin, empezado a respirar.


Por qué, entonces, sigo sin ver mi vaso medio lleno, por qué sin creerme lo que me dices, sin aceptar a los demás. Qué complejo se esconde en el trasfondo, qué negrura, qué búsqueda errada no me deja avanzar. Por qué sigo aquí parada en medio de nada, enganchada a esta nada, podrida de entraña a entraña, luchando contra ti. 

Suena Emmylou, de Vance Joy

Naranja

Estás a menos de un brazo de mi vida y nos separan años, años y tapujos, y el miedo a ser lo que me hace ser querer estar contigo. Un miedo que me hará alejarte una y otra vez, pese a que sé que podría ser distinto, un mundo distinto, de colores distintos, naranja en cascada, y los ojos cerrados abiertos como cuervos que al fin echan a volar.

Tan sólo un brazo, una tecla, un latido, y estaría allí contigo, sintiendo. Bam. Bam. Bam. No me guardes rencor si no me atrevo, si no soy esa valiente. Al fin y al cabo soy yo a la que se le muere la sonrisa.

Canción de cuna

Para que la memoria no nos olvide
apunta que aquel día (te) quise.
Quise domarte amansarte llenarte
rehacerte venderte fumarte
Quise quererte y no lo supe hacer

Así que apunta, apunta que te quise,

aunque ya no lo vaya a leer.

martes, 17 de diciembre de 2013

El eterno no asesinato, de la amapola no asesina

Si te dijera por qué he querido acabar contigo no lo entenderías. Pensarías que es un tren lo que me revuelve la cabeza, que es aire poluto lo que se me condensa en el alma, y que no sé lo que tengo, ni lo que digo, cuando a este lado de la vida se me pone el Sol.
Tal vez seas tú el cuerdo, el combativo, pero te mataría una y mil veces; por una muerte tuya desgranaría palmo a palmo cada una de mis pieles, negra, empequeñecida. Sorda de odio al mundo, de dolor. Sorda de cansancio y de estigma, avanzando con la izquierda lo que la derecha desmantela. Sorda, sorda, sorda de ti y tus espacios, de ti y mi altavoz.


Y no te mataré porque no me atrevo, 
hasta que cierre los ojos, y por primera y última vez al despuntar el día
pueda ser  al fin la dueña de esta situación.

Las palomas promiscuas

Fue entonces, en aquel momento, cuando lo vi claro. Ya no eres una cuenta pendiente para mí. Con todo lo que fuiste, recuerdas? Con todo lo que fuimos, lo que corrimos para abrazarnos, tú y yo. 

Y ya no eres una cuenta pendiente, lamentablemente ya no me duele nada que tenga que ver contigo, aunque aún custodio - como un tesoro- un poquito de incomprensión, y mucho de palomas sin las alas rotas.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Puedes ser

Puedes ser
más de aeropuertos que de trenes
más de té que de café
de pares que de nones
de Manchester que de Londres
de Noviembre antes que abril.

Podrías incluso, ser más de todos ellos

que de mí,
comenzar a contarme desde abajo…

y seguiría estando allí

sábado, 16 de noviembre de 2013

Nunca contra mí

El tiempo que tengo no quiero llevármelo a ningún sitio, nunca lejos de aquí, de estas manos, de la cornisa de mi ventana, de las cavilaciones. No quiero arrancarlo, llevarlo a rastras, luchar contra él. Por eso me muevo, hacia dentro y hacia fuera, estirándome a ambos lados, intentando abarcarlo, hambrienta, para que nunca se vuelva contra mí.

jueves, 7 de noviembre de 2013

He estado fuera

He estado fuera, fuera de mí misma, buscando un quién poder ser que me encajara sin tener que meterle mucho a las costuras. Un quién que no fuera de barro, ni de azúcar, ni de hielo. Firme, volátil, con la boca cerrada y el rabo hacia fuera, no lo quiero ya más entre las piernas.


Quizá aún no he vuelto, pero nunca paro de volver.

martes, 26 de febrero de 2013

Lo siento, sin parar.

(...) Y siempre te llevaré a mi lado, comparándote hasta con el aire, para que siempre salgas tú ganando, y siempre pierda yo.


 

Suena: You could be happy. De Snow Patrol.


Quizá no sea tu culpa, pero te culpo.
Culpable.
Culpable.
Culpable.
Eres tan, tan culpable como yo.

sábado, 2 de febrero de 2013

Matrimonio


Ella nunca se lo dijo, aunque lo sabía desde el principio. Se lo calló porque las verdades duelen en la boca, porque la realidad ahúma los ojos y aprieta el esternón.

Se lo calló y partió en trocitos la comida. Tragó. Tomó de a sorbitos la bebida. Y siguió. Recogió los pedazitos cuando él se dio la vuelta. Los escondió.

Y se sentó junto a él en el sofá, como todos los días, en perpetuo estado de descomposición. Le acarició el pelo, le tembló la voz. Mañana, tal vez. Mañana nos irá mejor.

Mi nombre como si estuviera escrito sobre la superficie de la luna


Dijo mi nombre como si estuviera escrito
sobre la superficie de la luna, y a mí  se me ocurrió  cosérmelo
(para no olvidarlo) de la espalda a la nuca.
Enhebró la aguja con las letras en minúscula, una a una,
y dio puntadas para ir trazando por mi cuerpo
un fino surco de hilo púrpura.
Pero el nombre se me enredó en el pelo, y perdí la tilde,
se aflojó el hilo y deshizo entre mis sábanas la rúbrica,
y él abrió la puerta, huyendo despavorido,
mientras desde el cielo, sin mi nombre, me culpó la luna.

*A Bruce Nauman

Yo tenía un pajarito


Yo tenía un pajarito. Un pajarito bien atado, entre mis manos.

Y no lo quería, lo solté. Lo solté y ahora lo extraño. Extraño el pico, me pesa el vacío, el oleaje. Me pasa el alma, la desidia, la cuestión.  Y nada es bastante. A veces el odio. Otras el temor.

Pero nada es bastante, ni siquiera el oleaje. Porque extraño lo que tuve, ansío lo que no viene, rechazo lo que tengo. Dónde están las amapolas. Dónde queda la sorpresa, tu pico, el trazo, la espera, el carbón.

Dónde está la vida, la decencia, el amor.


viernes, 4 de enero de 2013

A Pablo

A mí me gustaba trabajar contigo....
Me gustaba (mucho) trabajar contigo.
Que allá donde vayas, la paz te acompañe.

martes, 20 de noviembre de 2012

Sin perro azul


Ojos de perro azul por la ventana, arrojados sin paracaídas, sin parapente, a lo bonzo casi. Temerarios. Ojos de perro azul por todas partes, quemando el cielo y volviéndolo azul raído, azul ceniza. Ni siquiera azul, en realidad.

Ojos. Sin perro azul. Por todas partes.

Suena Amatria. "Un sábado paraelíptico".

lunes, 19 de noviembre de 2012

La dulzura de la voz


Llegó al páramo oscuro y para cuando subió a la cumbre no encontró la dulzura de la voz. No le dio importancia y plantó en su lengua piedras, y habló, y habló, y habló. Tenía tanto que decir, tanas ganas de hacer justicia.
Rodaron por la loma y abrieron las compuertas con su peso todas y cada una de las piedras, y se fueron a arrasar los campos. E hicieron justicia. Encendieron la pira y no se salvó ni uno de los herejes, ni uno. No se salvó tampoco la dulzura, ni la voz.
Y ella se encontró de golpe desnuda en el páramo, titiritando de frío, esperando que pasara algo. Una venganza. Una queja. Algo.
Que le volviera la voz al cuerpo, tal vez. Que le volviera la vida en éxodo, que la vistiera y la sacara de allí, corriendo.
Una excusa (una razón) para tener que resignarse y empezar de nuevo.

No lo hicimos. De acuerdo.


Creíamos tener el mundo bajo control cuando teníamos las piezas. Jugábamos a darles forma y derribarlas, y volver a darles forma, y forma, y forma, deshaciendo reglas, componiéndolas. Y siempre hubo consenso entre tú (esa tú), y yo (esa yo), que ahora resulta que ya no somos, que nunca fuimos en realidad; que al parecer sólo éramos polvo, y aire, y nada, y nada ha quedado ahora entre esta tú y esta yo.

Si tú dices que nunca existimos, entonces de acuerdo. No lo hicimos. Y me llevo mis desaires, tus desplantes y los no recuerdos a donde no puedas ni verlos. Pero si algún día te acuerdas de mi nombre, recuerda también que una vez me rompiste el corazón.
Y que sigo, aún, sin entenderlo.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Abre la calle


Abre en un susurro la calle tus cortinas
y cae por tu cara como un brillo de luz
-o un destello de sombra- que anuncia
que de aquí a un rato estaré durmiendo contigo
(fundiéndome contigo, quería decir,
con tu sudor como mi cuerpo y tu cuerpo
lleno de mi amor, empapados y miméticos,
siempre tan, tan filántropos ambos).

Abre en un susurro tus cortinas la calle
y yo ya tengo sueño.
Sueño de ti.
De ti conmigo.

martes, 18 de septiembre de 2012

Reloj de arena



Sigue dejando escapar la arena
y haciendo de cada grano una soga  con la que colgarte,
que acaso colgada estarás más tranquila, más en calma.

Habrás ganado una nada en la que bañarte,
un mar en el que  culparte cuando –ya tarde-
no quieras estar más tranquila, más en calma,
y un silencio no querido  que te abra la carne a cuchilladas
cuando a una palabra tuya te baje helado por la espalda.


viernes, 6 de julio de 2012

lunes, 11 de junio de 2012

Sin título, ni importancia alguna


Te miro y pienso: aquí estás, por fin.
Y sin embargo, aún nos queda
tanto trabajo por delante, tanta negación,
tanto silencio dramático, el barrido del espasmo.
Nos queda -aún- tanto por pulir, por modelar,
tanta cuerda de la que anudarnos,tanto veneno
con el que emborracharnos, tanta tierra que cavar.
Y pelearnos la frecuencia, la compañía y los modales,
todo tan sutil como podamos, tan salvaje
que tengamos que volver a agarrarnos de los hombros
y mirarnos, forzarnos a mirarnos, otra vez
para recordar cómo nos vestimos las manos,
y que “eres tú, mi vida”, eres tú.
Y soy yo, mi amor.“Soy yo”.

Historias que empiezan...


... con un dibujo en el frigo.

martes, 5 de junio de 2012

Con la espalda es fácil

Escribir con la espalda es fácil:
alargar la vocal de tu lóoooobulo amigo,
llevarla a rastras, solana en tu cadera,
y perder la sintaxis para ganar en tiempo
conque desnudarte y ponerte  a cero.

jueves, 22 de marzo de 2012

Palabras

Para qué sirven las palabras si hay
tanto ruido afuera, tanto dolor;
si no pesan, ni oponen resistencia,
si no sanan, ni liberan, ni te traen de vuelta,
y son sólo letras manidas,
tantas veces inconexas,
que sólo se vuelven música -y arma-
cuando otros las manejan.

Suena "Lioness", de "Songs: Ohia"

Historias que comienzan con un punto

"Creo en el mundo como en una margarita
porque lo veo.
Pero no pienso en él,
porque pensar es no comprender.
El mundo no se ha hecho para que pensemos en él...
(pensar es estar enfermo de los ojos)
sino para que lo miremos y estemos de acuerdo…
Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…
Si hablo de la naturaleza
no es porque sepa lo que es
sino porque la amo,
y la amo por eso
porque quien ama nunca sabe lo que ama,
ni sabe por qué ama, ni qué es amar…
Amor es la eterna inocencia
y la única inocencia es no pensar."

Pessoa

Nunca sabe lo que ama; sólo ama, y ama, y ama.

jueves, 1 de marzo de 2012

Tu nombre

Tu nombre se me desgrana en la boca cuando pido el pan, y el agua;

se me escapa cuando digo basta, y adelante,

y me sangra cuando me cortas, cuando me corto, desde que cortamos.

Tú en tu lado del mundo y yo en el mío, pendidos de una letra

sobre la que ya no nos podremos columpiar.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Entre la hierba


Hay un paraíso donde se preñan las aves
con el aroma de las nubes,
donde cierro los ojos al atardecer
y te veo mirándome
entre la hierba,
y entonces los abro….
Los abro.

Suena "Stand in my way", de Micah P. Hinson

miércoles, 18 de enero de 2012

Un azul en el cielo sin semillas

Tendrá sentido, además de luz, el día de mañana

cuando me agache a recoger los restos (anticipados)

y limpie con suspiro y fregona la baba que se me cae al mirarte,

la lágrima lagarta que se me cuela en el escote,

que nada hasta el vientre y allí dice basta y se rinde

y por fin llora, un poco, flojito, cargada de valor.


Tendrá además de luz, razón, el día de mañana

cuando gire la cabeza y ya no estés desafiándome

y ya no estés entrenándome, conteniéndome la respiración

y mis ojos ya no tiendan los tuyos en la cuerda de la ropa

para que los seque el viento a embestidas, como hacíamos tú y yo.


Porque si no lo tiene, qué voy a hacer entonces

con la espalda cargada de ti y sin ganas de marcharme

con la frente marchita de arrugas y un azul en el cielo sin semillas,

con el corazón que está listo para amarte, pero sin amor.


Suena "People help the people", de Cherry Ghost.