Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

domingo, 29 de junio de 2008

BIENVENIDOS A MI BLOG

Ser anónimo, o darse a conocer.
A menudo me he preguntado si hacemos arte, si escribimos, para nosotros mismos, (como fruto de una necesidad de expresarnos, de liberar lo que nos oprime en nuestro interior, o de otorgar corporalidad a lo invisible) para, teniéndolo frente a nosotros, verlo todo desde una nueva perspectiva, como lo abyecto: lo nuestro observado fuera de nosotros, pero siendo parte aún de nosotros mismos.
¿O escribimos para que nos lean, para que alaben nuestro buen criterio a la hora de juntar las palabras, a la hora de enlazar los pensamientos, aunque sólo seamos nosotros quienes accedamos a esa parte de nosotros mismos?
De manera que nos encontramos en unsa encrucijada, que no es otra que escoger entre ser anónimos y acumular palabras, o darnos a conocer, esperando que algún alma caritativa aumente nuestro ego, toque nuestra emotividad.
Así que en este momento yo me enfrento a dicha encrucijada, y dejo una puerta abierta a mi identidad, pero nunca mostrándola del todo, pues siempre fui indecisa...
Bienvenidos a mi blog
:)

2 comentarios:

supersalvajuan dijo...

siempre, absolutamente, escribimos para que nos lean.

El Abogado de Sofía dijo...

El escribir para que te lean y el leer lo que otros escriben puede traerte muy gratas sorpresas, como conocer a alguien con quien tengas rasgos, gustos o aficiones comunes o complementarios, lo que puede llevar a una relación de mutuo enriquecimiento personal.

Respecto a mi texto "Rutina de estudiante delirante...", supongo que lo escribí aludiendo a algunas de las cosas que más me pueden caracterizar, aunque me dejé cosas en el tintero...

Y, bueno, las personas que tenemos en común cualidades, gustos o aficiones, es lógico que muchas veces pensemos, sintamos y hagamos las mismas o parecidas cosas. Así que, con que te fijes en detalles de mi conducta -la reflejada en el relato- que te recuerden a otra persona a la que ya conoces (o incluso a tí misma), es posible pensar con algo de acierto que me parezco a tal persona y, por tanto, sin realmente conocerme aún, ya puedas saber anticipadamente cuáles son algunos de los rasgos de mi personalidad o comportamiento.

En cuanto a mi pseudónimo, ¿no te crees eso de que soy el abogado de Sofi, la segunda hija de los Príncipes? Y si te digo que el otro día tuve que denunciar a un niño que, en la guardería, le arrebató a la pequeña Sofía su bolsa de chucherías y -al grito de "¡Viva la República!" las repartió entre el resto de niños, ¿tampoco te lo crees?

Pues haces bien no creyéndotelo, porque no soy su abogado ni soy monárquico... En todo caso, sería "monárquico metafísico", como Dalí :P

Con mi psedónimo quiero señalar que "amo" y trato de "defender" (o abogar por) la "sabiduría" o "sophia". Por ésta entiendo aquellos conocimientos más importantes, que son los que pueden hacernos felices. También entiendo que "lo sabio" es lo prudente, lo ranozable... Así que en mi blog trato de decir -humildemente y siempre dispuesto a escuchar opiniones en contra- lo que creo que es razonable.

Sin embargo, el pseudónimo lo inventé para participar en un foro de estudiantes de Derecho en Murcia, y allí quizás tenía más sentido que en mi blog, donde -por falta de tiempo- apenas entro a debatir cuestiones polémicas de la actualidad y simplemente muestro mis gustos musicales o literarios (aunque, obviamente, el arte también ayuda a ser feliz, así que saber apreciarlo y disfrutarlo es parte de la "sabiduría").

Por otra parte, el pseudónimo también refleja que, aparte de estudiar Derecho, después del instituto hice el primer curso de la licenciatura de Filosofía, y tras ello me cambié a Derecho. Por tanto, si como estudiante de Filosofía era "amante de Sofía" (aunque en realidad considero que todos podemos ser filósofos, sin necesidad de leer los libros que se suelen catalogar como de filosofía), como estudiante de Derecho soy, además de su amante, su abogado :P

En fin, ya me he presentado... Ahora te toca a tí: ¿cuál es el significado de tu pseudónimo? ¿Qué simboliza la amapola?

Besos.