Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

lunes, 26 de diciembre de 2011

Al son del tambor

El destino tiene una forma curiosa de hacer y deshacer,

de enmendar (o remendar más bien) los cabos sueltos,

y a ti te lió hambriento la manta a la cabeza, sirviendo

en plato frío la victoria sucia que a fuego y hierro

te ha grabado ante mí una sempiterna marca.


En realidad no me importa si te mereces o no

ser feliz; si en realidad lo eres, o padeces

de algo más que ego, gula y exceso de (propio) amor.

Porque ya bailaste al son del tambor, enardecido,

y cubierto tu cupo, yo de lo que me he reído

es de que el destino a veces se equivoque tanto,y otras,

en cambio, acabe tan lleno de razón.



3 comentarios:

Nell dijo...

una de las marcas bien seguras de saber que algo quedó atrás, es que no te importe ni su desgracia ni su felicidad. Y ahí, pues está clarito "En realidad no me importa si te mereces o no ser feliz".

Saludos Juls! :)

El cacófono impertinente dijo...

yo creo que sé lo que te pasa. lo dicen 2 estrofas de cinco y siete versos. Lo dice que prolongues tanto el acento axial, el recorrido es un medio camino a un deseo. Pues bien, ese "y otras" añadido, a las razones que tu no expones. Gritas, que estás segura por lo que leo en el sempiterno marco, de que serás perpetua en la zona marcada de algún cuerpo masculino. Pero olvidas, y eso lo volví a recordar hace poco de un libro genial, que lo perpetuo es abstracto y lo perecedero ya es Historia o suceso.
Quizá guardes una imagen ya irreal, quizá ya no importa quién marcó a quién. Quizá terminar con la palabra razón, sumemos la sílaba que se queda en al aire, es un triste final para un poema.

Seamos irracionales: ese hombre nunca existió. Esa fue la broma del destino.

Juls dijo...

:)