Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

sábado, 11 de enero de 2014

Recuerdo el día que miré el vaso medio vacío, y me di la vuelta y colgada del techo quise verlo del revés. Y seguía vacío, tan pesadamente vacío como la primera vez.

Así ha sido desde entonces, llenando de grano en grano esta soledad, de paja en paja este vacío de protestas, de corsetes, de inseguridad. ¿¿Hay algún médico en la sala?? Que ya no me quedan fuerzas. Y pensaba que ya me había perdonado esta osadía, este ir contra el mundo, contra mí. Creía que ya me había aceptado las tinieblas, que había, por fin, empezado a respirar.


Por qué, entonces, sigo sin ver mi vaso medio lleno, por qué sin creerme lo que me dices, sin aceptar a los demás. Qué complejo se esconde en el trasfondo, qué negrura, qué búsqueda errada no me deja avanzar. Por qué sigo aquí parada en medio de nada, enganchada a esta nada, podrida de entraña a entraña, luchando contra ti. 

Suena Emmylou, de Vance Joy

2 comentarios:

María Estévez dijo...

Aunque no lo veas siempre serpentea una luz que ondea alrededor nuestro...
Saludos

SerieManíaco dijo...

Enhorabuena por el blog, muy interesante!:)