Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

jueves, 6 de mayo de 2010

Mi primera vez

Apago el despertador a las 7 de la mañana y vacío literalmente el armario buscando esa combinación perfecta que le de un aire fresco, pero serio, a este fardo de nervios que hoy va a enfrentarse a un aula por primera vez. Escojo chaqueta negra y camisa blanca, pelo suelto y bailarinas.

Llevo en el bolso un power point que he tardado dios días en terminar, cuidando cada detalle hasta rozar lo enfermizo, misma localización del encabezado en cada página para no generar desconcierto visual, mismo esquema a la izquierda con las paradas explicativas que tiene programado este tren al que tanto temo, texto mascado con el lenguaje más llano y las imágenes más claras para cuatro 1ºESO que van a hacer historia, sin saberlo, en mi anónima vida. Incluso lo guardo en pdf, no habrá ordenador del mundo que me ponga pegas hoy.

Cargo como una mula con portátil y miles de círculos de colores en cartulina, de acetatos y flechitas con los que explicar empíricamente la síntesis sustractiva, todo recurso es poco para descubrir el color, sus propiedades, funcionamiento y relaciones. Todo está tan claro en mi mente, todo queda tan claro en mi powerpoint, que dar clase no puede ser tan difícil.

Y llego al aula y no hay cañón, ni proyector, ni cables. Llego al aula y ni siqueira hay tizas de colores, y el tutor se sienta y me mira sin decir nada, y de repente me doy cuenta de que no soy nadie, de que no soy nada, y que al final lo único que queda es ser valiente, y coger la tiza y no tener temor a equivocarte, una y otra vez, que no hay más certeza que saber que siempre lo puedes hacer mejor, tener la certeza de que no lo has podido hacer mejor, y esforzarte para que, quizá el día antes de jubilarte, hayas aprendido lo bastante para poder dar una clase de la que sentirse satisfecha.

Pero al profesor le ha encantado mi esquema del prisma que se transforma de repente en gota de agua, y llena la pizarra de arcoiris. Dice que me lo va copiar. No está mal para un largo, intenso y muy difícil, primer día.

Primer día de lo que (siempre lo he sabido) quiero que sea el resto de mi vida.

9 comentarios:

María dijo...

Dicen que el principio es lo difícil... Luego todo va rodado.
Felicidades por tu primer día, el primero de tantos, tantos otros.

Anónimo dijo...

Dichosa tú si lo tienes tan claro; ese es una cuestión importante :)

simplemente yo dijo...

Entiendo esa sensación, la viví hace casi 5 años, y aún a veces cuando empieza de nuevo el curso, vuelvo a sentirla. Así que disfrutala, seguro que lo harás muy bien. Besos

V. dijo...

ley de murphy juls, pero al final los verdaderos vencedores son los que se sobreponen, como tu obviamente lo hiciste.. muchisima suerte en tu trabajo y fuerza.!


besos :)

MG'lohi! dijo...

la actitud de no dejarte llevar por no tener nada.. me gusto :)

Ana dijo...

Me alegro mucho Julia!!! Doy fe que desde pequeñas ya lo sabías, siempre lo tuviste muy claro y ahora hay que enfrentarse al sueño, casi nada,eh!! Besos y mucho ánimo. Ana

pd: sigo visitando de vez en cuando tu blog ;)

JoseAndrés dijo...

Los comienzos son duros, querida, pero, al parecer, supiste sobreponerte. Que esto te sirva de mucho, para ver la realidad de los institutos y de la profesión :) Un bsico

LoOla dijo...

Tienes duende, de eso nunca he dudado. Un beso esposa.

Antonio dijo...

Qué gusto que te fuera tan bien... me alegro mucho por ti. Como dice LoOla, eso es cosa de tu duende.

(Espero que este comentario no resulte absurdo un mes después!)

ciao!