Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

domingo, 6 de febrero de 2011

Lo que nos falta

Que tenemos tiempo para medirnos el uno al otro
sin tiempo que medir, ni reglas,
rejuvenecidos tras el espanto de habernos descubierto alguna vez
mirando atrás con prisa,
con miedo,
con la inseguridad de ver ponerse el sol sin habernos aún hallado,
sin habernos medido el uno al otro,
sin habernos medido nosotros mismos frente al otro,
todavía.

Que tenemos tiempo, de eso no cabe duda.
Quizá lo que falten son agallas.
Quizá nos falte la vida, el cruce de una calle oportuna,
la fortuita casualidad, el azar forzado, el trabajo minucioso.
Quizá nos falte el empuje del deseo, la paciencia en el te-quiero,
conocernos mejor, conocernos simplemente.
Quizá nos falte hacernos más a nosotros mismos,
dibujarnos el contorno a contraluz, apagar la luz y desdibujarnos
hasta conocernos a oscuras con la mente.
Defender el diálogo de dos mudos que convierten el aire en palabra,
que hacen de la palabra vino,

y beberlo,
beberlo todo,
apurar del vidrio hasta la última astilla,
apurar de ti hasta la última gota.

1 comentario:

Violeta dijo...

Ay Juls, querida... me quedé con un suspiro en el aire. A veces sucede que olvidamos que en asuntos de amor (Aunque acepto que me cuesta creer en los absolutos) el "trabajo minucioso" y el "deseo de..." siempre son cosas que avivan la llama.

Un abrazo, a pesar de no pasar hace tiempo, cada vez que lo hago me deleito con tus letras :)

Nell.