Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

sábado, 26 de febrero de 2011

Metodología deportiva de aplicación urgente

La amapola a la que hace referencia este blog ha estado aquejándose desde que pisó Irlanda de una dieta extraña, falta de aceitazos y grasas españolas, pero que sufre de otro tipo de cebosidades más sutiles (véase la aparentemente delicada e inofensiva mantequilla, o la nutritiva y full-of-goodness leche de vaca, que aquí es una cerdada) y que sin duda alguna no son menos indigestas, o menos peligrosas a la hora de un (ya real) asentamiento en el glúteo o en la zona más conocida popularmente como cartuchera femenina (en mi caso, ambas).

Por esta razón, la antigua deportista amateur que más de alguno de vosotros recordará por sus resúmenes mensuales de la vida en el gimnasio, ha decidido comenzar un nuevo plan de entrenamiento con el fin de volver a sentirse humana, y abandonar el estado gelatinoso corporal que la ha invadido, así como la desidia y la falta de energía que la vida sedentaria le ha contagiado.


Diseño de la metodología de actuación:

El plan consistía en una hipotética hora de salto a la comba indoors al día, acompañada de algún par de cientos de sentadillas y ejercicios de esos que hacen que las damas se tiren al suelo y se abran de piernas casi como si estuvieran pariendo, con semejante dolor pero mucho menos prestigio social, aunque grandes resultados (eso dicen).
Tras comentar este genial plan a un experto en actividades físicas, resulta que me desalienta argumentando que este tipo de ejercicios sólo aumentará el tono muscular de mi tren inferior, dice, pero no conseguirá hacer que pierda peso de ninguna manera.

Tras reprimir mis ganas de matarle y explicarle con aparente tranquilidad que en irlanda llueve y hace frío y salir a la calle no es precisamente plato de mi devoción, el susodicho experto reiteró su férrea postura y me aconsejó un pasamontañas y menos cuento. Así puestos, abandono mi intento de saltar a la comba para empezar desde hoy a hacer lo que tengo que hacer, y así estar un paso más cerca de volver a España sin haber conseguido prácticamente ninguno de los objetivos metamorfosísticos propuestos antes de venir, pero al menos con la satisfacción de no haber cedido a la epidemia de obesidad mórbida que se ha apoderado de todos los evs y voluntarios que han puesto un pie aquí.
Así que, hoy empieza el resumen mensual.

Resumen técnico:

-La actividad a realizar hoy ha consistido en 45 minutos dando vueltas a la manzana, (una vuelta corriendo, otra andando, y así sucesivamente hasta completar el tiempo especificado en la línea anterior).
-Ropa utilizada: forro polar quechua, chubasquero azul celeste
-Mucho mucho frío en cara y manos


Efectos secundarios:


-De momento, ninguno.

4 comentarios:

Josefa dijo...

¡Ánimo, Amapola! Ya sabes que en esta vida todo placer va precedido de una buena dosis de dolor. Muchísimos besos para ti.

Anónimo dijo...

Jajaja, el esperto físico te anima, pese a tus ganas de matarlo, a que sigas con el planning indicado. En unos días serás la sílfide que toda mujer ansía ser ;)

Anónimo dijo...

eXXXXXXXXperto, por Dios!

Ocuído Vate Diletante. dijo...

Me gusta este blog. Te seguiré! (: