Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

sábado, 5 de marzo de 2011

Mis demonios

Me veo a mí frente a mí, en un desdoble que me asusta, en una lucha que me puede, en una pregunta seguida de otra pregunta, y no quiero encontrarle más respuestas a las cosas. No sé quién es quien me mira, no sé quién es a quien miro, no sé quién he sido, no sé por qué lo he sido, si esta nueva vocación violenta y negra que me mueve es tan sólo un impulso (un último espasmo que claudique llegada su hora), o es un rebelde golpe de estado contra las convenciones libremente aceptadas, contra la educación y las normas adquiridas, contra lo que he sido, contra lo que creía que soy.

Antes creía conocerme, antes de descubrirme cobijando estos demonios. Ahora, por primera vez, me veo sin fuerzas para pararme, me tengo miedo. Rompen los amarres sin pedir permiso, se desgrana mi ética en pequeñas partículas, y al por qué haces esto sólo sé responderle y por qué no.

Todo lo que no he hecho porque no estaba bien, todo lo que hice por deber hacerlo, este caminar entre renglones, estos éxitos trabajados, este negarme a depender de la suerte, este predicar con el ejemplo, esta vida controlada, esta búsqueda insaciable, me sabe por primera vez a poco. Lo paladeo en la boca, lo pronuncio y pierde su sentido, desmigajo las sílabas y todas se transforman en por qué.
Por qué.
Por qué.

Me veo frente a mí, por primera vez en un desdoble que me asusta,
y ya no sé lo que veo, ni por qué sigo mirando.

2 comentarios:

inesuja dijo...

¿estas segura que son demonios? ¿no serán cambios? ¿será miedo o vértigo?

no es lo mismo

no te asustes, todos tenemos un bicho dentro que de vez en cuando se rebela para advertinos que algo se está moviendo. pero eso no es malo, lo malo sería haber matado al bicho.

besos amapolita!!!

Xavier Angel dijo...

Yo que viví en el lado oscuro también tuve un encuentro con mis demonios y me asusté... no hay respuesta al porqué... tan solo la aceptación incondicional y ecuánime de lo visto y lo que sientas, en ausencia de cualquier juicio en positivo o negativo, te dará una respuesta acertada.

Entonces podrás decir: "También puedo ser así"