Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

sábado, 4 de abril de 2009

Érase una vez

Érase una vez una joven que tenía casi la totalidad de su cuerpo lleno de cicatrices, y en una hoja apuntados, a modo de leyenda, la fecha y el culpable de todas ellas.

Ni qué decir tiene que huía de todos los demás, quizá por miedo a que algún golpe de viento levantara su camisa y descubriera sus rasguños, o quizá por temor a que la proximidad le fuera a hacer nuevos, sin avisar. Así que vagaba en gris y negro cada día, sabiendo que cualquier monocromo es siempre mejor que el dolor de la carne abierta.

Pero un día, sin darse cuenta, tropezó en un cepo y cayó al suelo, quedando atrapada irremediablemente. Al oír los gritos llegó corriendo el dueño, que sorprendido de encontrarla en tal situación se tiró instintivamente a ayudarla, descubriendo las cicatrices. Y preso de su ternura, y de su bondad, fue besando con paciencia cada una de ellas, mientras deshacía el cepo para que pudiera salir corriendo, de nuevo.

Por instinto se alejó de allí como alma que lleva el diablo, pero a los pocos minutos se dio cuenta de que ese hombre le había arrebatado la vergüenza, y el gris, y el negro. Y sola, de pie, en medio de ninguna parte, por primera vez pensó que no tenía sentido seguir corriendo.

10 comentarios:

LoOla dijo...

Si ya no tenía sentido seguir corriendo que de una vez por todas empezara a patalearle a la vida, ¿no?
Besos brujos queridisima esposa!

PD: gracias por llamarme me hizo mucha ilu

Vulture dijo...

Un precioso cuento, una sabia moraleja...por qué es tan largo ruerdo y tan corto el olvido??? Habría cosas que se deberían poder desterrar al vacio de la nada y, en cambio permanecen impertérritas....un besito AMApola pelirroja...

Edu dijo...

Al final la vida te devuelve el color de vivir, un accidental hecho te hace reflexionar sobre el sentido de la existencia.
Un Saludo.

El camino perdido dijo...

Las cicatrices bajo la ropa, o los problemas dentro de casa, que nadie vea lo que sufrimos, nuestras penas; que crean que estamos perfectamente, siempre mejor que nunca; que jamás imaginen lo mucho que necesitamos una ayuda. Y cuando se nos da, nos sentimos ofendidos, porque han descubierto, nuestros secretos. (no sé si era esto lo que intentabas trasmitir ;) )

Genial texto. De verdad que cada vez me gusta más pasearme por entre las amapolas ;)

Me gustaría proponerte algo. Desde nuestro blog, queremos hacer un ciclo de poesía, en colaboración con varios blogeros. Ya somos varios dispuestos a ello. Aunque queremos practicar un poco más (no es nuestro fuerte :p), nos gustaría empezar en breve. Me reguntaba si querrías participar?El ciclo podría tratar sobre: sentimientos, que parece lo más fácil y obvio para sacar adelante, al menos una primera vez, algo así. Todos los poemas se colgarían en todos los blogs participantes.

Nada más, felicitarte por tu rincón, y espero tu respuesta

Saludos

El camino perdido dijo...

En respuesta: pues nosotros tampoco hemos hecho algo así, la verdad, ejejje. la idea era que se elegía un tema para el ciclo, te había comentado el de sentimientos, es decir, cada uno elige uno, por ejemplo : amor u odio o nostalgia, etc... (es que me parece lo más fácil para empezar con algo así)y hacemos (cada blog) un poema con el sentimiento elegido. Según se vayan haciendo, pues me los mandáis a una dirección que os daré para distribuirlos a todos los blogs participantes. Algo así :p

Ya te digo que tampoco hemos hecho esto antes, asi que seguramnt habra mejores formas, pero las desconozco. En breve, empezaremos

Un saludo. Seguimos hablando

Sgt Pepper dijo...

Me ha encantado la historia. No sólo es bellísima, si no que consigue que muchos se identifiquen con ella, por lo que agrada el doble.
En fin, tan sobresaliente como tú.
Un abrazo, guapísima

Flor dijo...

" Complaciente (muy a mi pesar..), tímida, extrovertida, serena, intensa, surrealista "

Jaja, me identifiqué.

El chache dijo...

Una historia muy triste, pero me ha gustado mucho.
Un saludete

Illystil dijo...

Encontrar, al menos una vez en tu vida, a una persona capaz de liberarte de tu cepo particular es siempre de agradecer... un pequeño milagro que marca un antes y un después en tu existencia.

Un relato precioso, de los mejores que te he leído. Me ha emocionado por lo bien escrito que está y porque me he sentido identificada con él hasta lo inimaginable.

Un beso

simplementeyo dijo...

Sin palabras... Gracias