Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

viernes, 14 de agosto de 2009

Ojos de perro azul



Tendremos que aceptar que por norma general y prescripción médica tenemos que vernos en dosis pequeñas, desechar revoluciones excesivas, dosificar las ganas de juntar labio con labio y cuerpo con cuerpo, y alma con alma, por un tiempo indefinido.

Tendremos que aceptar que lo nuestro no son las convenciones, ni los paradigmas ni los tópicos, o acaso no hay entre nosotros más que precisamente eso, el tópico de no encontrarnos más que en las ganas inconclusas de tenernos, de abarcarnos el abrazo sin respetar distancia alguna, las ganas de bebernos las mentiras del uno al otro, la fuerza de creernos poderosos lo que dure el lapso mudo entre puesta de sol y puesta de sol.

Tendremos que aceptar que por mucho que rasguemos tu camisa y mi camisa al abrirla sólo hay un cuerpo imaginario, creado y repasado hasta la extenuación, inventado justo para complementar otro cuerpo de amolde perfecto, de hebilla idónea en zapato viejo. No tenemos más habitación para encontrarnos que la que inventemos. No tenemos más noche para amarnos que la que soñemos, más posibilidad que la esperanza, otro nombre que masoquismo, o fortaleza.

Tendremos que aceptar que, mientras respiremos, cabe la posibilidad de que un día, a punta de pistola y carne viva, nos quitemos el aire el uno al otro.

6 comentarios:

JoseAndrés dijo...

Haces los deberes a lo grande xD. Casi tengo comentarios en todos los posts! Jajaja

V. dijo...

WOW. sin mas palabras, hermoso.

Edu dijo...

La verdad que si uno muere asi o se contagia de algo. Tambien a la vez, muere de poesia y de pasion. Quizas vivir en lo estatico y en el No peligro, es la peor enfermedad humana.
Un Saludo.
PD: Muy dialecticas tus palabras.

basiliopc dijo...

Bonito texto y precioso título, me encanta (aunque se lo hayas pedido prestado a García Márquez)

Illystil dijo...

"No tenemos más habitación para encontrarnos que la que inventemos"... En cuantas ocasiones lo soñado, lo sugerido, lo inconcluso, posee mucha más fuerza en su esencia que aquello que podemos ver y tocar.

Un besote

simplementeyo dijo...

Sí, pero y como se acepta eso?? Precioso, como siempre. Besos