Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

lunes, 3 de agosto de 2009

A sudaaaaar, y llorraaaaaar

Hoy decidí apuntarme al gimnasio.

En realidad esta frase bien pudiera ser: Hoy tuve los cojones de llevar a la práctica la decisión de apuntarme al gimnasio que tomé hace ya muuuuuchos meses.

Vaciada de cualquier posible excusa que me eximiera del sudor anticipado y la fatiga, del sabor a sangre de la garganta de quien odia el deporte con todas sus fuerzas,y que nunca ha ahorrado empeño alguno que tuviera como fin huir de cualquier esferzo distinto del de cómodamente pasear (con la excepción de la natación, deporte amado desde siempre), no me queda otra salida que enfrentarme a la prueba empírica que me sacará de dudas finalmente:

¿Podrá el gimnasio hacerme llegar a ese estado de felicidad y aceptación COMPLETA que no han conseguido ni la música, ni la literatura, ni el arte, ni los amigos, ni la familia, ni mis propias ganas de ser feliz?


Y obviamente sé que no. Pero..quién sabe..quizá es la pequeña pieza que completa el puzzle,el mágico ingrediente que aglutina un maremágnum de muchísimas cosas que no terminan de casar la una con la otra, pero que al añadirse a la mezcla se vuelve de repente manjar exquisito, apto para paladerar con ansia, hecho para no gastarse nunca.

Pese a mis prejuicios archirepetidos en contra del gimnasio, el tiempo que siempre creí "perdido", el culto al cuerpo que siempre he criticado por restarle las horas al culto a la mente, aquí estoy. Porque, pensándolo bien, ¿quién en su sano juicio puede defender algo que no se fundamente en el equilibrio?. Y más yo, que como buena libra de enciclopedia y tarot barato cumplo cada rasgo con extrema exactitud:
; demasiado tiempo encasillada en uno de los brazos de esta balanza por fin comprendo que no no hay más camino que el se traza a dos pies.

Quizá mañana las agujetas me hagan cambiar de idea, quizá pasado continúe despotricando contra todo otra vez.
Pero yo siempre fui de intentarlo.

Como mínimo, me , os, prometo intentarlo.

3 comentarios:

eli dijo...

Claro que sí! Aquí tienes tu compañera de fatigas!

Mañana querremos morir cuando salgamos del gym, pero ya verás que a gusto te sientes contigo misma por haber roto por fin la racha de quejarte sin poner remedio!

A por ellos!

simplementeyo dijo...

Suerte y ánimo.. jaja besos

inesuja dijo...

pues mira, yo también estoy pensando en hacerlo, pero en septiembre, que ahora hay muchos calores; así que a ver si me sirves de ejemplo.
besitos!!!