Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

viernes, 25 de septiembre de 2009

Extraña mutación sentimental....

Corro el riesgo de etiquetarte en una categoría que no nos conviene a ninguno de los dos.

Yo y mi maldita manía de llamar a las cosas por su nombre.
Yo y mi maldita manía de hablarme a mí misma en voz alta.

Pero esta vez no puedo escucharme.
Te perderé si lo hago.

5 comentarios:

La Aspirante dijo...

Tápate los oídos y canta canciones, ¿no hacen eso en las películas cuando no quieren escuchar lo que les están diciendo? Igual funciona...

galicia maravillas dijo...

ojalá pudiésemos deshojarnos de etiquetas y categorías. todo sabría a nuevo :)
buen finde!

Edu dijo...

Quien sabe, quizas si escuchas le ganes mas...nunca se sabe lo acertado
Un Saludo

Illystil dijo...

A veces expresar los sentimientos en voz alta da miedo, porque parece que así los conviertes en reales. Lo cual, por supuesto, es poco más que una ilusión: son reales desde que empeziezas a sentirlos.

Y como bien dice Edu, quién sabe, si lo perderías o todo lo contrario... pero claro, sin conocer el contexto es difícil asegurar nada. Sólo lo puedes decidir tú.

Un besote

simplemente yo dijo...

Pues yo creo que si para tener a alguien debes dejar de escucharte a ti misma, quizás no merezca la pena. Besos