Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

martes, 24 de noviembre de 2009

"Aprender a enseñar" y demás palabrerías

Como sabréis los que me conocéis (y los que no, vais a saberlo ahora), me encuentro inmersa en un Máster en formación del Profesorado de Secundaria, (entre otras cosas)que tiene como objetivo enseñarnos todas las teorías claramente útiles (léease no sin cierto ecepticismo) que nos harán ser supermanes capaces de combatir el mal en las aulas y educar a los ineducables, sin dejar por ello de enseñar la materia (en la que por tener el título somos ya claramente duchos expertos) y convirtiéndonos a la misma vez en referente de esos chicos y modelo a seguir, por supuesto, sin ayuda de las instituciones, y con la cada vez más creciente sombra de la inspección.

Entré a este Máster con muchísima vocación, realmente he querido ser profesora toda la vida. Elegí Bellas Artes por considerar Plastica Visual una materia preciosa para impartir en un instituto, fomentando la comunicación, la diversión, la motivación, la integración y la expresión en el aula, generando un contexto, así como momentos propicios (paralelos al currículo, por supuesto, sin faltar nunca al Real Decreto de las enseñanzas mínimas ¬¬ ) para debatir y poner un granito de arena en las conciencias aún sin formar, pero ya tan apaleadas, que traen de casa los adolescentes.

Pero cada día se me hace más cuesta arriba caminar con tanta zancadilla.No soporto la pscicopedagogía, no es real. No soporto tanta exigencia sin tener los medios para poder acercarme a las expectativas puestas en ella. Sólo de pensar todo lo que tengo que hacer para no faltar a mi deber (tan profusamente recogido en la ley), como a mi conciencia como profesional humanista, me hacen cagarme de miedo antes de entrar al aula (cosa que olerán los chicos ya en el primer moemnto y derivará en un comportamiento desobediente e irrespetuoso el resto del curso). Aún daré gracias de que me sea virtualmente imposible sacar plaza!!!!



Por lo demás...¿¿¿Alguna sugerencia para acabar con esta situación educativa???Por lo pronto, me quedo con la economía de fichas y el carnet por puntos, a ver si al menos la competitivad se pone de mi parte en el aula.

8 comentarios:

DIAVOLO dijo...

No tengo sugerencias válidas, pero sí todo mi apoyo para ti, mi niña!

Me ha hecho mucha gracia lo de las conciencias apaleadas... ¡qué gran verdad!

Besos.

Edu dijo...

Yo también quise siempre ser profesor, docente y acabe en medio ambiente. Plan Bolonia No.
Un Abrazo

La Aspirante dijo...

Yo tampoco tengo sugerencias... pero, ¡ánimo! Tú puedes, seguro :)

PD: me encanta vaya semanita, pedazo de sketch!

Illystil dijo...

Sintiéndolo mucho, a mí tampoco se me ocurren sugerencias para acabar con esta situación educativa tan... penosa (pero si se me encendiera la bombillita, ten por seguro que te lo haré saber).

De todas formas, y si te sirve de aliento, te diré que sólo con leer el entusiasmo y la pasión por enseñar que destilan tus palabras, queda claro que tienes madera de profesora, ¡lo cual ya es mucho para empezar!! Así que un único consejo: no te rindas...

Y un beso

Anónimo dijo...

No te desanimes, muchacha, esta profesión se aprende con buena voluntad, con mucha paciencia, experiencia que se va acumulando y mucho amor que les tomas a esos chiquillos que a veces no te hacen ni puñetero caso y otras los sientes muy cercanos.
¡¡ANIMO!!

basiliopc dijo...

Mira esta web: http://deseducativos.com Es de profesores de secundaria (entre los que está Maricruz) en contra de algunas de las políticas de las Consejerías de Educación.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

no tengo mucho para decirte, solo que debes hacer lo que te resulte grato...

simplemente yo dijo...

Bueno guapa que puedo decirte? Eso lo sufro yo hace años y no veo clara la solución y menos aún ahora que los problemas en mi trabajo hay cada día más problemas. Besos