Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

sábado, 7 de noviembre de 2009

Inciertas matemáticas


Todo el mundo que me conoce lo sabe.
Sabe que me sabe a pobre siempre
el rico tacto de no tener de qué llorar
ni necesitar tener porqué reír
para reírme a veces.

Todos los vecinos de mi casa prestada
supieron horas antes que yo
que te irías, pese a que yo ya lo sabía
antes de haber querido que vinieras
a colocarme bien las cortinas de la cama.


Todo el ruido que se oye desde la puerta del balcón
no es más que el soplo gélido de saber
que te hace gracia verme torpe y patizamba,
pues no concibo ser otra que payaso ardiente
eternamente condenado a llevar careta por coraza,
sabiendo que es la huida siempre la más cómoda respuesta
al verdadero rostro que es para ti amenaza.

Esta lluvia tardía entra en nuestras vidas
con carácter de incierta divisa, y no planteé
la oferta ni la demanda en términos de bonanza alguna,
ni estudié técnicas de mercado en los ratos libres
que no dediqué a vivirme excesiva y antinatural.
Te cambio lo que me falta de voluntad
si me das lo que te sobra de amor.


Será que he perdido la voluntad de hacer las cosas bien,
pero aún me sobra la de querer hacerlas.
Si me levanté un lunes por la mañana
y era un cielo colmado de aves,
hoy marcharon a colmar los cielos
que se niegan a traérmelas de vuelta.

Y yo te cambio lo que me falta de voluntad
si me das lo que te sobra de tu amor.

5 comentarios:

DIAVOLO dijo...

"Te cambio lo que me falta de voluntad
si me das lo que te sobra de amor."

Yo no firmaría ese cambio. Si le sobra, no tiene mérito dártelo. Y tu voluntad... no se la regales a nadie, niña.

Besos.

Veronica Palacios dijo...

la frase final..
me la robare para inspirarme en algun post nuevo

bella la nueva foto.

Edu dijo...

Yo soy de letras, nunca fui de numeros, por eso quizas no mido tanto el amor, como lo interpreto y tu mano, se mueve en ese espacio de afecto rojo latente, con rapidez. Que ese sobrante de amor, te llene y golpee.
Un Abrazo

Illystil dijo...

La idea es muy sugerente. Pero creo que en tu interior andas sobrada tanto de amor como de voluntad, aunque quizá no lo sepas.

Y a mí también me pasa a veces lo que tan bien expresas en la primera estrofa. Hermosas contradicciones... ¿qué haríamos sin ellas?

Un besote

simplemente yo dijo...

Me encanta, especialmente la última frase. Besos