Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

jueves, 2 de marzo de 2017

Te debía un 11

Quizá el ruido de la gente me impedía oír tu corazón, no puedo negarlo, pero sí inventármelo. 
Latía como si fuera la primera vez que latiera por algo, como un epígrafe más de la tierna lista que me has creado, esa sucesión de pequeñas cosas en las que ya nunca podrán despojarme de mi rango.

Compartimos secretos, los dejamos evaporar y se los llevó el agua, se fueron con las ondas, los alejamos a golpes de karate con nuestros pies mojados.
Y todas las luces de la piscina apuntaron hacia nosotros como si fuéramos los grandes actores de un gran escenario, recitamos el guión punto por punto como si lo hubiéramos improvisado.

Y mi memoria de pez nadó en aquel agua, y por eso aún recuerdo a qué sonabas, por mucha moneda al aire que caiga, de cruz o de cara.
Aún me coges fuerte para que no me enfríe, para que no me vaya. Aún te agarro con fuerza para que no te lleven, para que no te caigas. Y aún duran las gotas sobre nuestra piel mojada, las palabras flotando tras la ventana empañada.

(11)


Suena "Highway", de Olafur Arnalds.
Y de fondo hay una piscina y mucha agua.