Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

viernes, 27 de febrero de 2009

Lento...

Nunca me había parado a pensar lo difícil que es hacer las cosas bien. Lo que cuesta escuchar la razón en lugar del estómago, subir los peldaños de uno en uno, conocerte poco a poco. No darte nada que no esté segura que no voy a pedirte nunca. Y lo que es mucho peor: que tú hagas lo mismo.



Nunca me había planteado lo difícil que es tenerte enfrente, y no decirte te quiero, aunque efectivamente no te quiera, ni diseñar un futuro perfecto juntos, aunque realmente no me interese; comportarme como soy, sin intentar impresionarte.
Ser simplemente yo, sin más, contigo.
Midiendo cada latido en el pecho para que no se pase de frecuencia.
Inventando excusas para tenerte en frente lo máximo posible, sin que notes el esfuerzo que hago por permanecer sentada.

¿Dónde está el límite entre conocernos y dejar pasar el momento?
¿Cuándo vas a decirme a qué jugamos? ¿A dónde vamos?


Porque creo que me gustas...

3 comentarios:

Eli dijo...

Jo, qué bonito! Es tan difícil aguantar la incertidumbre! Sólo hay que tener paciencia, xq "lo que ha de ser, será" (o eso dicen), así que tp podemos hacer demasiado! Ojalá todos fuéramos sinceros y dijéramos a los demás nuestros verdaderos sentimientos... sería todo tan fácil!

LoOla dijo...

¿Qué serian de las historias sin misterio Juls?
Besos brujos!

simplementeyo dijo...

Uy ya lo creo q es dificil, pr tú sigue poco a poco... yo creo q es mejor.. besos