Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

domingo, 29 de marzo de 2009

Que nadie sepa

Que nadie sepa que entre las sábanas guardo un pañuelo empapado de recuerdos, y que a veces lo saco y me sueno en él y con él los desvaríos de noches tristes (bañadas en desolación a pequeñas dosis, bebidas siempre a pequeños sorbos).

Que nadie sepa que, por mucho tiempo que pase, hay heridas que no se curan,
miedos que no se marchan,
luces que no se encienden, ni se apagan,
sonrisas que no duran,
dudas que siempre asaltan.

No te haré pagar mis deudas.
No te haré cargar con más lastres que los que ya tengo irremediablemente pegados a la piel,
a la memoria,
a mi silencio,
a mi inercia.
Ni uno más.

Nadie tiene por qué enterarse de que a veces no consigo ser feliz, porque hay otras en que apareces, y entonces sí.

4 comentarios:

Edu dijo...

Todo el mundo, que tiene sentimientos en el corazon y en el late la libertad, tenemos ese pañuelo del que hablas. El amor busca al amor y acaba hayandolo.
Un Saludo.

Illystil dijo...

Hola,

me gustó mucho tu comentario en mi blog. Es cierto que a veces el corazón es traicionero, pero me fío más de él que de muchas otras cosas en esta vida...

Por cierto, he echado una ojeada por éste tu espacio, y me ha encantado... tendrás noticias mías!!

Un saludo

Ana dijo...

me encanta...

simplementeyo dijo...

Precioso, todos llevamos esos lastres.. pr como tú dices q nadie sepa.. Besos