Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

miércoles, 10 de diciembre de 2008

¿Qué me dirías?

¿Qué me dirías si tuviera planeado sobrevolar el mundo hasta encontrar tu calle llevada por tu olor a incienso, y atarme a tu ventana y montar allí mi nido de golondrina huérfana, para espiarte la bufanda al despertarte y al dejarla a un lado cuando te vayas a dormir, mientras las plumas se me juntan las unas con las otras anhelando el calor que desprendes dentro?

¿Qué me dirías si te dijera que tengo el alma entumecida del frío que vengo almacenando bajo las alas, y sin embargo de tu puerta no me muevo, pues he conseguido cambiar las rutas migratorias y ahora eres mi meca, y ahora es a ti a donde vuelo, a ti donde viajo con este poema volador?

¿Qué me dirías si te dijera que te vengo pensando más de lo debido, más de lo correcto, más de lo habitual?

¿Qué te vengo pensando tanto como no esperaba, tanto como no quería, tanto como no controlo?

¿Qué eres el único que hoy me inspira?

Porque desde ayer, sin tú quererlo, has marcado todos mis rincones...

1 comentario:

Alonso Vegas dijo...

Pues si fuera yo... ¿Qué adelante...? No sé.
Pasé, pasé, póngase cómoda y quítese los zapatos, que esta es una casa con alfombras, jaja.

Inspirar... Válgame la musa dónde intrigue con la belladona, que mata mis letras en sentido adverso pero alimenta mis últimos resquicios de aliento.

Aliento, que no es poco. ¡Válgamela e inspire!