Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

domingo, 7 de diciembre de 2008

Reconstrucción

LLegó un día
en que puse en su sitio
todos los muebles de mi casa,
y coloqué el hueco
que ÉL ocuparía.

Y entonces vino
y lo llenó todo.
Y luego se marchó
porque todo no fue suficiente.

Aunque lo más duro no fue
vivir en su ausencia,
sino vivir el después,
sabiendo sólo entonces
que visitó otras camas,
que prometió otros mundos,

que vendió huecos,
y que los muebles ahora
sólo huelen a mentiras.

De manera que la yo que soy ahora
se aleja mucho de la que fui antes,
y ya cree bien poco
en los amores para siempre,
y en los amores imposibles,
y es escéptica y fría,
y el amor
y la pasión
se le vuelven hacia dentro,
y se le clavan,
y la hacen explotar.

Pero lejos de esconderme
o de cerrar los ojos,
no quiero morir de frío.

Quiero redecorar mi casa,
y ponerle de nuevo
muebles a las habitaciones.


Porque yo sin amor no vivo.


Yo sin amor no sirvo...

2 comentarios:

ELRAYAn dijo...

yo tampoco.

creo que hoy te lo he dejado claro, mientras llovía.

Anónimo dijo...

es la primera vez que leo algo en un blog que hace que me paralice y solo se muevan mis lagrimas, es precioso