Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

sábado, 1 de noviembre de 2008

La tercera persona del singular se conjuga sólo en femenino...

Es curioso cómo pasas de ser la pobre víctima que me inspiraba ternura a la hembra que se me coloca enfrente y me hace sentir torpe, frígida y sexualmnete inactiva. Sólo con decirlo. Sólo con pensarlo. Sólo conque yo me sugestione y me autoetiquete. Así me hiciste sentir la primera vez.

La segunda vez-primera parte (prealcohol) en cambio eras la pobre niña débil y falta de cariño que se sorprendía de descubrir que había sido desnudada en veinte segundos por unos ojos que ven a través de la ropa. La mujer fatal quedaba fuera de la mesa. Y no la eché de menos.

La segunda vez-segunda parte (postalcohol) toda la importancia me la guardé para mí, y para la ebullición de latires que me producía tenerte cerca, sabiendo quienes éramos y lo poco que pintábamos juntas. Nunca me planteé tener nada con una mujer. Y esa noche te hubiera comido la boca hasta hacerte sangre. ¿Será el alcohol?

La tercera vez sacas una nueva personalidad, o yo abro el ojo y dejo pasar otro de tus matices, y pasas a ser colega y amiga de toda la vida, y te camuflas y me haces sentir cómoda y te noto cómoda conmigo y lo mío...

¿Cómo puedes variarme tanto?
¿Qué hacemos ahora con todo esto?
¿Qué se te ocurre hacer conmigo y contigo?

Porque vendes contrastes y eres contraste en realidad, y no sé que parte hace que me atraigas tanto, si es la fascinación que ejerce la niña mala, que destilan tus palabras y tu forma de mirar, o la ternura de saber que en realidad de mala sólo tienes el nombre, y que lo que de verdad te importa te lo callas? ¿O será que creo que estás falta de todo lo que a mí me sobra y me nace pasarte todo mi excedente?
¿O será tu boca, simplemente?

Y al final siempre acaba habiendo un él entre nosotras, es imposible que salga del cuento donde ya no pinta nada. Qué pena que hayas tenido que ensuciar mi post con gente que no merece ni ser nombrada. Supongo que no se puede evitar. Al fin y al cabo no seríamos si no hubiese sido él antes. No me habrías mirado de no saber quién era yo, y probablenmete yo no te hubiera visto si no fueras quien él te ha hecho ser. Aún así, para mí ese él no va a quitarme más tiempo ni se merece más palabras. Sólo hago la excepción porque por ahora él es tú. Lo peor de ti, pero aún sigue ahí porque tú así lo quieres, y yo te apoyo porque a día de hoy compensas, pero trabajaré para borrarlo de entre nosotras cada vez que te tenga enfrente, y aunque no te tenga.

Porque tú por ti misma me importas desde ahora.
Y en este post sólo va a haber un ella.

1 comentario:

LOOLA dijo...

Uff... el conmigo y el contigo espero que siga su curso..., un curso común pero independientemente de él...

Me sorprende que me fueras a comer toda la boca... Subí una grandilocuente foto al tuenti. Mi boca y tu pintalabios granate. Parece Halloween jeje.

Dime Julia, ¿hace una de mojitos para la semana próxima...?

Besos brujos!