Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

miércoles, 15 de octubre de 2008

De subjuntivos y pretéritos

Diría que sólo estoy cómoda cuando me entierro entre pretéritos y subjuntivos. Podría desterrar sin mayor dilación el resto de tiempos verbales fuera del diccionario, para nada me sirven. Yo sólo me alimento de los fues, de los idos. Yo sólo sueño con los y si. Bonita forma de vivir, constantemente escondida, constantemente cargando.

Diría que soy el tipo de persona que tropieza una y otra y otra y otra vez con la misma piedra. Podría firmarte ahora mismo que he aprendido la lección. Sabemos ambos que nunca lo consigo.
Y me caigo y me río de mi misma. No deja de ser cómico. Me hace gracia ver cómo puedo ser tan torpe. Tan cabezota.
Cómo me empeño en meterte a tí en el hueco que te he preparado. Aunque sea con calzador.
Si no cabes la culpa es tuya.
Si no cabes la culpa es mía, porque estoy goorda.
Jamás caeré en la cuenta de que el fallo no es otro que prediseñarte. Ya te lo he dicho, nunca fue conmigo aprender de los errores.

Me empeño. Me empeño en que las cosas tienen que ser como yo las veo. Cuándo entenderé que el mundo no se adapta a mí. Soy yo la que debe adaptarse al mundo. Soy yo la que, sustentada por subjuntivos, y pretéritos, se resiste a sintonizar la única onda que se oye bien.

Pero pienso seguir tropezando.
Voy a tropezar hasta que de casualidad entres en el hueco.
O hasta que me abra la frente contra el suelo.
Diría que nunca fui de dejar las cosas a medio. Y dudo que algún día lo sea.

Ya ves, esta historia va de subjuntivos y pretéritos.

Y de porrazos contra la pared....

4 comentarios:

Francisco dijo...

yo te recomendaría un imperativo a tí misma. Aprende del placer de las cosas mal hechas.

Eso te permitirá abandonar el pretérito, siempre bajo componentes condicionales, pero donde la máxima condicionante eres tú misma y tu actitud respecto a todo.

Los huecos son tan grandes como quieras, igual que los que existan en tu cabeza.


Un día harás tú misma más frío que el del cielo.

Alonso Vegas dijo...

largometraje son tus lágrimas, sin preterito ni subjuntivos que valgan.

Drama desbocado en la tragedia tus palabras de auto-ocupa.

Quejarse por quejarse para ocupar el tiempo en quejarse. Conozco eso. Dedicate a pelar cebollas o bien a dar vueltas por el parque.

O simplemente haz lo que quieres hacer y no te atreves para estar mas comoda quejandote.

Un beso quejido.

Alonso Vegas dijo...

Y tiene que ser para tres?

Veniros un dia de fiesta con más gente, que es mas divertido.

Pero si quieres velada de 3, que sea pues. Pero avisa si te interesa tb el otro plan.

Te acepto la palabra.

malena dijo...

El empeño está bueno pero hay que aprender de los errores cometidos, si no el empeño se torna tozudez y la tozudez en necedad y... mejor no sigo porque me vas a odiar..! =)
un beso.