Es difícil decir lo que quiero decir
es penoso negar lo que quiero negar

mejor no lo digo
mejor no lo niego.

Mario Benedetti. "EL PUSILÁNIME",
de "El olvido está lleno de memoria".

miércoles, 1 de octubre de 2008

¿Qué es?

¿Qué extraña razón le dice a mis ojos que empiecen a llorar, así, de repente?
¿Qué hace a este segundo tan amargo, cuando el segundo de antes se podía soportar?
¿Que ha hecho que este aire se vuelva de pronto irrespirable?
¿Qué ha pasado para que todas las cosas que defendía hace un momento ya no me importen nada?

Ahora es uno de esos momentos en que deseo con todas mis fuerzas poner punto y final a la historia y marcharme con los bártulos a otro cuento diferente.

Respira hondo.
Sabes que antes o después entras en razón.
Antes o después tú siempre sacas fuerzas de donde no las hay.
De donde siempre hubo, (y simpre habrá), el arrojo necesario para respirar mil cielos, y mil más.
Para respirarlos todos y volver a andar.
Sin rumbo fijo.
Sin rumbo hoy.

Pero con un par de pies, que es mejor que nada.

1 comentario:

LOOLA dijo...

Espero que a ese par de pies no le falten nunca unos buenos zapatos ;)

No es cuestión de cambiar de cuento, sino de trazar una nueva frase y abrir capítulo nuevo.

Besos brujos!